SCS 6-4-06

Ponencia del Magistrado Alfonso Valbuena Cordero. Exp.  05-1730, dec. 694:

Cálculo de los intereses sobre antigüedad

Ahora bien, el artículo 108 de la Ley Orgánica del Trabajo, establece expresamente la forma de cálculo de la prestación de antigüedad, cuando dice:

(…) La prestación de antigüedad, atendiendo a la voluntad del trabajador, requerida previamente por escrito, se depositará y liquidará mensualmente, en forma definitiva, en un fideicomiso individual o en un Fondo de Prestaciones de Antigüedad o se acreditará mensualmente a su nombre, también en forma definitiva, en la contabilidad de la empresa. Lo depositado o acreditado mensualmente se pagará al término de la relación de trabajo y devengará intereses según las siguientes opciones:

a) Al rendimiento que produzcan los fideicomisos o los Fondos de Prestaciones de Antigüedad, según sea el caso y, en ausencia de éstos o hasta que los mismos se crearen, a la tasa del mercado si fuere en una entidad financiera;

b) A la tasa activa determinada por el Banco Central de Venezuela, tomando como referencia los seis (6) principales bancos comerciales y universales del país; si el trabajador hubiese requerido que los depósitos se efectuasen en un fideicomiso individual o en un Fondo de Prestaciones de Antigüedad o en una entidad financiera, y el patrono no cumpliera con lo solicitado; y

c) A la tasa promedio entre la activa y pasiva, determinada por el Banco Central de Venezuela, tomando como referencia los seis (6) principales bancos comerciales y universales del país, si fuere en la contabilidad de la empresa.

El patrono deberá informar anualmente al trabajador, en forma detallada, el monto que le acreditó en la contabilidad de la empresa, por concepto de prestación de antigüedad.

La entidad financiera o el Fondo de Prestaciones de Antigüedad, según el caso, entregará anualmente al trabajador los intereses generados por su prestación de antigüedad acumulada. Asimismo, informará detalladamente al trabajador el monto del capital y los intereses.

Los intereses están exentos del Impuesto sobre la Renta, serán acreditados o depositados mensualmente y pagados al cumplir cada año de servicio, salvo que el trabajador, mediante manifestación escrita, decidiere capitalizarlos.

(OMISSIS)

PARÁGRAFO QUINTO.- La prestación de antigüedad, como derecho adquirido, será calculada con base al salario devengado en el mes al que corresponda lo acreditado o depositado, incluyendo la cuota parte de lo percibido por concepto de participación en los beneficios o utilidades de la empresa, de conformidad con lo previsto en el artículo 146 de esta Ley y de la reglamentación que deberá dictarse al efecto (…).

            En efecto, el artículo 108 de la Ley Orgánica del Trabajo regula lo concerniente a la prestación de antigüedad, derecho que se reconoce a todo trabajador por su permanencia en el trabajo, en tal sentido se entiende que los días de salario acumulados en el transcurso de la prestación de servicio, a razón de cinco (05) días por mes, genere intereses, calculados de conformidad con lo establecido en la norma antes transcrita.

En el presente caso, observa la Sala que los montos señalados como adeudados en el libelo de la demanda, referido a los intereses sobre prestaciones sociales, fueron calculados erróneamente en forma mensual por la parte accionante en su escrito libelar, ya que si bien es cierto que el artículo 108 de la Ley sustantiva del Trabajo estipula que los mismos “…serán acreditados o depositados mensualmente…” al trabajador, también establece que serán pagados anualmente por cada año de servicio causados mensualmente. Siendo ello así, y vista la falta en la cual incurrió el demandante al aplicar erróneamente la norma antes mencionada, resulta forzoso para esta Sala declarar la improcedencia del pago por concepto de intereses sobre la prestación de antigüedad previstos en el artículo 108 eiusdem. Así se establece.

Por otro lado, al estar establecido en autos los elementos definitorios de la relación de trabajo entre las partes, surge para el patrono la obligación de pagar a los trabajadores el corte de cuenta indicado en el artículo 666 de la Ley Orgánica del Trabajo por conceptos de la modificación del carácter retroactivo de las prestaciones sociales; y además, la obligación de pagar los intereses sobre corte de cuenta en la forma establecida en el artículo 668 eiusdem, y visto que la parte demandada no demostró que dichos intereses fueron cancelados oportunamente, esta Sala ordena el pago de los mismos, así como la indexación y los intereses de mora sobre el monto que resulte del cálculo condenado a pagar, los cuales serán harán través de una experticia complementaria del fallo a ser realizada por un único experto contable designado por el Juzgado de la causa.